¿Por qué bautizar creyentes?

Bautizar

«Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mateo 28:19 LBLA)

En la actualidad, en el mundo evangélico hay dos grandes perspectivas frente a la pregunta: ¿Quiénes deben ser bautizados? En este artículo hablaremos sobre esta pregunta, cuáles son las posiciones dentro del cristianismo para luego concluir con 5 argumentos a favor del bautismo de creyentes.

Para empezar, el bautismo no es un acto ajeno al judaísmo de la época de Jesús. Algunos judíos practicaban el bautismo a páganos que se habían convertido, con el fin de limpiarlos ritualmente de cualquier impureza. El bautismo, la circuncisión y una ofrenda quemada eran los requisitos que un prosélito debía cumplir para ser admitido en el judaísmo.

Por otra parte, tenemos el bautismo de Juan, que es distinto al de prosélitos. Los evangelios nos relatan que el bautismo de Juan era un acto «escatológico» que anunciaba la llegada de los últimos tiempos. El Bautista confrontaba a los judíos que se sentían privilegiados al ser hijos de Abraham, y los llamaba a reconocer su pecado y necesidad de Dios. Al igual que los gentiles, los Judíos debían bautizarse para “arrepentimiento” si es que querían alcanzar la gracia salvadora (cf. Mt 3:1-12) .

Es en este contexto, que vemos a Jesús siendo bautizado por Juan. En un relato lleno de elementos escatológicos y mesiánicos se nos describe que el Espíritu desciende en forma de paloma sobre Jesús y una voz del cielo declara: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia (cf. Mr 1:9-11; Sal 2:7). Jesús es revestido del Espíritu para iniciar su ministerio y anunciar el Reino de Dios.

Bautismo
Bautismo, Catacumbas de San Calixto

Después de la resurrección, leemos en Mateo 28:29 que Jesús ordena a la Iglesia a realizar bautismos. Este sacramento – u ordenanza – es un acto externo que identifica públicamente al que recibe el bautismo con la obra de Cristo, pero la pregunta continúa ¿Quiénes deben ser bautizados?

Una de las posturas que la Iglesia ha sostenido es la del Paidobautismo, esto hace referencia al “bautismo de infantes”. Muchas veces grupos evangélicos han acusado de “Católicos” a quienes bautizan niños, sin embargo, a lo largo de la historia han existido varias visiones al respecto.

Si bien grupos Reformados, Anglicanos, Luteranos, Romanos, Ortodoxos, Metodistas y ciertos Pentecostales practican el bautismo de niños, la noción que poseen sobre lo que este produce en el infante es diferente. Algunos, como los católicos, creen que el bautismo es necesario para  salvación y que el bautismo en sí mismo regenera a los infantes. Los paidobautistas del ala protestante bautizan a los hijos de los creyentes, sellándolos con la señal del pacto de Gracia.

Otra postura es el Credobautismo, la cual sostiene que los únicos que deben ser bautizados son “los que hacen una creíble profesión de fe”1. Encabezando la lista encontramos a Bautistas, algunos pentecostales y la mayor parte del evangelicalismo moderno.

Si hacemos un análisis respecto a cual ha sido la posición mayoritaria dentro de la Historia de la Iglesia, vemos que el paidobautismo ha sido la práctica más extendida en el tiempo, aunque como hemos dicho antes, con diversas interpretaciones de lo que implica en los niños.

La visión que se tenía del bautismo en los primeros siglos del cristianismo también estaba sujeta a interpretaciones. Por ejemplo mientras algunos, como Orígenes 2, consideraban que con el bautismo se borraba el pecado original y por esto, la Iglesia debía ofrecerlo a los infantes, otros retrasaban su bautismo lo más que se pudiera a causa de creer – como nos muestra “El Pastor de Hermas”3– que posterior a este sólo existía una posibilidad de arrepentimiento.

El tema es complejo de resolver. Los escritores del Nuevo testamento no dejaron una respuesta explícita a esta pregunta, debido a que trataron, en gran parte, con la primera generación de creyentes. Es por eso que, sin desmerecer los argumentos de hermanos que bautizan a los hijos de los creyentes reconociendolos como parte de la Iglesia Visible, dejo a continuación algunas razones que el pastor John Piper da a favor del credobautismo 4.

Cinco puntos a favor del Credobautismo

John Piper
Pastor John Piper
  1. En cada mandamiento del Nuevo Testamento y en cada ejemplo, el requisito de la fe precede al bautismo. De modo que los infantes, incapaces de tener fe, no han de ser bautizados.
  2. No existen ejemplos explícitos de bautismos de infantes en toda la Biblia. En los tres casos de “bautismos de familias” mencionados (la familia de Lidia, Hech 16:15; el bautismo del hogar del carcelero filipense, Hech 16:30-33; el de la familia de Estéfanas, 1 Cor 1:16) no se hace mención alguna de infantes, y en el caso del carcelero filipense, Lucas dice explícitamente, “Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa” (Hech 16:32), implicando que los que fueron bautizados podían comprender la Palabra.
  3. Pablo (en Col 2:12) define el bautismo explícitamente como un acto hecho mediante la fe: “…sepultados con Él en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con Él por la fe”. En el bautismo ustedes fueron resucitados con Cristo mediante la fe -la fe de ustedes, no la de sus padres. Si el bautismo no es “mediante la fe” -si no es una expresión externa de la fe interna- entonces no es bautismo.
  4. El apóstol Pedro, en su primera carta, definió el bautismo de esta forma: “… (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo” (1 Pe 3:21). El bautismo es “una petición a Dios de una buena conciencia”. Es un acto y una expresión externa de la confesión y la oración interna en que el ser humano bautizado -y no sus padres- le pide a Dios que lo limpie.
  5. Cuando la iglesia del Nuevo Testamento debatió en Hechos 15 si todavía debía exigírseles a los creyentes la circuncisión para convertirse en cristianos, es asombroso que ni una vez en todo ese debate alguien dijera algo acerca del bautismo permaneciendo en el lugar de la circuncisión. Si el bautismo simplemente reemplaza a la circuncisión como una señal del nuevo pacto; y es, por tanto, válido tanto para chicos como para adultos (como lo era la circuncisión), de seguro hubiera sido el momento para abordar el tema y demostrar así que la circuncisión ya no era necesaria. Pero no es siquiera mencionado.

– J.P. Zamora


Foto: Archivo personal: Bautismo de mi abuelo Sergio Romero.
  1. – Grudem, Wayne. (2007). Teología Sistemática. Editorial Vida, p.1020.
  2. «Las manchas del nacimiento son borradas por el misterio del bautismo. Se bautiza a los niños porque “si no se nace del agua y del espíritu, es imposible entrar al reino de los cielos”» (Orígenes, Homilías en Lucas. XIV, 5).
  3. «El que ha pecado y se arrepiente debe ser recibido, pero no varias veces, porque sólo hay un arrepentimiento para los siervos de Dios» (El Pastor de Hermas. 29, I).
  4. – Piper, John. (1999). ¿Qué relación hay entre la circuncisión y el bautismo?. Recuperado del Website de Desiring God.

2 pensamientos en “¿Por qué bautizar creyentes?

  • 31 de marzo, 2017 at 8:16 am
    Permalink

    Interesante reflexión hermano. Gracias por traer instrucción sencilla y humilde en estos tiempos tan llenos de arrogancia e intenciones divisorias. Dios te bendiga.

    Reply
  • 31 de marzo, 2017 at 10:22 am
    Permalink

    Excelente, claro y conciso mi querido Jean. Tienes una forma sencilla de resumir grandes temas.

    Reply

Deja un comentario