Cuaresma: matices y formas

Cuaresma

En estos días, alrededor del mundo, un número importante de tradiciones cristianas participan de la Cuaresma. En occidente, esta se inicia con el miércoles de ceniza, rito que consiste en imponer cenizas con la señal de la cruz en la frente. Las cenizas son un símbolo que recuerda al creyente que “del polvo es y al polvo volverá” (cf. Gn 3:19), iniciando así un tiempo de ayuno y preparación espiritual. Pero ¿Qué es la cuaresma y cuál es su origen?

ORIGEN

La cuaresma es un tiempo de preparación espiritual, que inicia cuarenta días antes de la semana santa con el propósito de que el creyente se prepare para la celebración de la muerte y resurrección de Jesús.

En el siglo II, en el contexto de las disputas sobre la fecha de Semana Santa, Ireneo nos cuenta que los cristianos realizaban ayunos previos a la fecha en que se conmemoraba el día de la resurrección del Señor, pero no existía una tradición única. Algunos creían que hay que ayunar un sólo día; otros, dos días, y todavía otros que creen que debe ser durante más días1. Es en el primer concilio de Nicea (325 d.C) que se menciona por primera vez la duración de cuarenta días.

40 DÍAS

En el texto bíblico hay varias referencias al número cuarenta. Este número nos recuerda los días del diluvio (cf. Gn 7:4), el encuentro de Moisés con YHWH (cf. Ex 24:18), los años de Israel peregrinando en el desierto (Nm 14:34), Jonás y Nínive (cf. Jo 3:4), el ayuno de Jesús antes de iniciar su ministerio (cf Mt 4:2) y los días entre la resurrección y ascensión de Jesús (Hch 1:3). Es de estas referencias —y en especial la del ayuno de Jesús— que se define como 40 días el tiempo de esta preparación.

«Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre.» (Mt 4:1-2 LBLA)

DISTINTOS MATICES

Si bien a finales del siglo IV la práctica ya se había consolidado en la mayor parte de la Iglesia como un período de preparación que duraba cuarenta días. Sin embargo, en las distintas tradiciones cristianas esta práctica poseía mátices. Tanto la Iglesia de Oriente como la de Occidente tenían diferencias relativas al modo de realizar la cuaresma, tanto en la manera de entenderlo como en las prácticas que se efectúan en este tiempo.

Ulrico Zuinglio por Hans Asper

Los protestantes, en cambio, al tener la Escritura como regla de fe y práctica, no consideramos que la cuaresma deba ser obligación para el creyente. Famoso es el incidente acontecido en 1522 cuando Zwinglio, el Reformador Suizo, predicó contra las leyes del ayuno y abstinencia por no tener sustento bíblico. A la luz de esto, algunos miembros de su congregación se juntaron en la casa de un impresor de Zúrich a comer salchichas en medio de la cuaresma.

Sin menospreciar el énfasis en la oración y ayuno, la adoración, el amor al prójimo y la meditación en el sacrificio del Señor, la segunda confesión Helvética (1566), en su artículo 24, recalca la libertad del creyente al decir que: «Los cuarenta días de ayuno antes de Pascua de Resurrección eran, sin duda, conocidos en la antigua Iglesia, pero ni una sola vez son mencionados en los escritos por los Apóstoles. Por consiguiente, dicho ayuno no puede ser impuesto a los creyentes.»2

En la actualidad, tanto Católicos Romanos como Orientales, participan de este tiempo de preparación antes de la pascua. Así también, ciertas Iglesias Protestantes como la Luterana, Anglicana, Metodista, algunas Presbiterianas y evangélicas, toman este período como un tiempo de reflexión que antecede a la conmemoración de la Semana Santa.

Es en este contexto, que comparto una serie de videos subtitulados por mi hermano y amigo Matías Flores en su canal Christian Subtitles, donde el Obispo Anglicano, Nicholas Thomas Wright, nos alienta a leer el evangelio de Marcos en cuaresma.

Y tú ¿qué opinión tienes de la cuaresma?

 


– J.P. Zamora

  1. – Historia Eclesiástica V, 24
  2. – Recuperado de: http://www.clir.net/pdf/helvetica.pdf
BIBLIOGRAFÍA:
  • Gonzalez, Justo L. (1994). Historia del cristianismo, Tomo 2. Editorial Unilit.
  • Eusebio de Cesarea. Historia Eclesiástica. (George Grayling, Trans.) Clie.

4 pensamientos en “Cuaresma: matices y formas

  • 15 de febrero, 2018 at 7:56 pm
    Permalink

    ¡Genial!

    Gracias JP, por compartir siempre temas que deberían ser de alto interés para los cristianos como este.

    Abrazo fraternal.

    Reply
  • 16 de febrero, 2018 at 8:14 pm
    Permalink

    Holaaa… Con el debido respeto a todos, esta celebración religiosas como tantas otras no tienen sustento bíblico, en la iglesia de Cristo en sus inicios no hay registro de estas celebraciones y tantas otras, los apóstoles en sus escritos y enseñanzas no dejaron nada al respecto ( solo el apóstol Pablo dejo escrito de celebrar la ultima cena), pero no como los católicos lo hacen. Todo estas cosas vienen cuando la iglesia apostató de la fe y se corrompió gracias a los lideres religiosos romanos…. La iglesia hoy en día esta tambien corrompida, pero sabemos que Cristo viene a buscar a un pueblo que no se ha entregado en practica ni adoración a los “baales” modernos de hoy….saludos y bendiciones.

    Reply
    • 16 de febrero, 2018 at 10:21 pm
      Permalink

      Gracias hermano por comentar, esa era la idea, compartir lo que piensan de esto.

      Tiene razón al decir que en la Biblia no hay un mandato para realizar esta preparación, pero también es cierto que nunca es malo orar, ayunar y amar al prójimo.

      Dios nos bendiga.

      Reply
  • 16 de febrero, 2018 at 9:01 pm
    Permalink

    A veces pienso que los evangélicos somos muy reaccionarios y totalmente anticatólicos; siempre es bueno un vistazo a la teología histórica, y no rechazar todo a priori (por ser tradición). Jesús por ejemplo, no rechazó algunas tradiciones judías sin sustento veterotestamentario.

    Te felicito Jean, es un blog que cubre una necesidad que otros (miles) no cubren.

    Reply

Deja un comentario