Jesús y la tempestad | Marcos 4:35-41

«Pero se levantó una violenta tempestad, y las olas se lanzaban sobre la barca de tal manera que ya se anegaba la barca. Él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; entonces le despertaron y le dijeron: Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» (Mr 4:37-38 LBLA)

Los discípulos estaban asustados en medio de la tempestad, mientras tanto, Jesús descansaba. Cuando el Señor se levantó, el temor de los discipulos no fue a morir por el fuerte oleaje y los violentos vientos, sino al poder divino que se manifestó en Jesús. Ellos exclamaron: ¿Quién, pues, es éste que aun el viento y el mar le obedecen?

Décima parte de nuestro estudio: “¿Quién es Jesús? Un estudio al evangelio de Marcos“.

Puede suscribirse al Podcast donde se irán subiendo los nuevos episodios o a nuestro canal de YouTube.

J.P. Zamora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.