La tradición de los ancianos | Marcos 7:1-23

«Entonces los fariseos y los escribas le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen con manos inmundas? Y El les dijo: Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo con los labios me honra,
pero su corazon esta muy lejos de mi”
» (Mr 7:5-6 LBLA)

Los fariseos y escribas condenaban a los discípulos de Jesús porque estos no se lavaban las manos para comer pan. Cuestionaban las enseñanzas del Maestro por no instruir a sus seguidores a mantener la pureza ritual (lo cual no era un tema higiénico sino que tenía directa relación con la santidad y dedicación a Dios) como dictaba la tradición de los ancianos.

Ante estas acusaciones Jesús responde con dos argumentos. Primero pone al descubierto la hipocresía de estos, quienes daban mayor atención a las interpretaciones y costumbres que habían heredado que al mandamiento divino, para luego confrontarlos con el hecho de que habían llegado a colocar a estas tradiciones por sobre los mandamientos de Dios.

Decimoséptima parte de nuestro estudio: “¿Quién es Jesús? Un estudio al evangelio de Marcos“.

Puede suscribirse al Podcast donde se irán subiendo los nuevos episodios o a nuestro canal de YouTube.

J.P. Zamora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.