Curación de un sordomudo | Marcos 7:31-37

«Y le trajeron a uno que era sordo y que hablaba con dificultad, y le rogaron que pusiera la mano sobre él. Entonces Jesús, tomándolo aparte de la multitud, a solas, le metió los dedos en los oídos, y escupiendo, le tocó la lengua con la saliva» (Marcos 7:32-33 LBLA).

Del mismo modo en que los judíos llevaban a los enfermos para que fueran sanados por el Señor, ahora los gentiles lo hacen, mostrando así su confianza en Jesús.Confían también en él. Marcos nos muestra en este relato que el mensaje no es sólo para los judíos, sino que las buenas noticias son también para gentiles.

Curación
Gioacchino Assereto

Jesús sana a un hombre sordomudo. El milagro nos recuerda que él es el Mesías prometido, que Dios obra en sus actos respaldando su ministerio. Jesús no es un curandero más, no es un exorcista como otros ni es un maestro como muchos. Jesús es de quien hablaban los profetas, el que destapa oídos y hace que la lengua del mudo grite de júbilo .

«Entonces se abrirán los ojos de los ciegos,
y los oídos de los sordos se destaparán.
El cojo entonces saltará como un ciervo,
y la lengua del mudo gritará de júbilo,
porque aguas brotarán en el desierto
y arroyos en el Arabá»
(Isaías 35:5-6 LBLA)

Decimonovena parte de nuestro estudio: “¿Quién es Jesús? Un estudio al evangelio de Marcos“.

Puede ver los videos de esta serie en YouTube. También puede suscribirse a nuestro podcast en Spotify, Google, iTunes o en su plataforma favorita.

J.P. Zamora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.