El cristianismo y la labor social

El día 17 de enero del 2022 fui invitado a conversar por el Pbro. Jesús Rodríguez del Templo Métodista «El Mesías», en la «Conferencia Anual Norcentral de la IMMAR», sobre la labor social de la Iglesia y como el cristianismo debe actuar en un mundo injusto.

«La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo» (Santiago 1:27 LBLA)

Para Millard Erickson la labor de la Iglesia en este mundo se puede dividir en cuatro funciones: Evangelización, Edificación, Adoración y Preocupación Social[1]. Todos tenemos clara la responsabilidad que los creyentes tenemos en compartir el evangelio, edificarse los unos a los otros y rendir culto a Dios. Sin embargo, en la actualidad, olvidamos nuestra responsabilidad de amar y servir al prójimo.

El Antiguo Testamento nos muestra que el Señor está preocupado de los pobres y los más necesitados. Incluso el salmista presenta a Dios como el «Padre de huérfanos y defensor de viudas» (cf. Salmo 68:5). La enseñanza de Jesús también nos manda a servir al prójimo y a cuidar del necesitado, enlazando toda la ley al amor a Dios y al prójimo (cf. Mateo 22: 37-39). Cómo dice Jontahan Edwards:

«Debido al amor propio, cuando estamos en dificultades y sufrimos penurias, nos preocupamos por nuestro alivio, lo buscamos y nos esforzamos en ello. Y cuando amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, deberíamos, de la misma manera, preocuparnos de su dificultad y buscar su alivio […] deberíamos hacer todo lo posible para socorrerle, a pesar de que sus dificultades no sean extremas» 2

Puede escuchar la conversación junto a J. R. González a continuación:

[powerpress]

Recuerde que puede ver los videos en YouTube. También puede suscribirse a nuestro podcast en Spotify, Google, iTunes o en su plataforma favorita.

J. P. Zamora

  1. – cf. Erickson, Millard. (2008). Teología Sistemática (pp 1057). Editorial Clie.
  2. Jonathan Edwards. Replica a objeciones que en ocasiones se hacen para no ejercitar la caridad. Objeción IV

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.