El evangelio explica la verdadera religión

Biblia y religión

En el día de hoy muchos usan la frase “Cristo no es religión, es relación” dando un carácter negativo a la palabra Religión. Por otro lado algunos argumentan que tal palabra no aparece en el Antiguo Testamento, para así restarle importancia.

A continuación comparto una reflexión de mi amigo y hermano Fernando E. Paillán acerca de este tema.

El evangelio explica la verdadera religión

Santiago, líder de la Iglesia en Jerusalén (Gál 2:9; Hech 21:18-19), escribe a las 12 tribus de Israel en la dispersión (Sant 1:1). Muchos de estos judíos, conocedores de la Ley, se habían convertido al Cristianismo por medio del Evangelio.

Cuando Santiago escribe acerca de la Verdadera Religión, los receptores tenían claro lo que significaba este concepto: culto, servicio y adoración.

La ausencia del término

«Y dijo Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: “YO SOY me ha enviado a vosotros» (Ex 3:14 LBLA)

El término “Evangelio” no aparece en el Antiguo Testamento tal y como se repite en el Nuevo, pero el mensaje de salvación si lo vemos en toda la Escritura. Por ejemplo, cuando el pueblo de Israel estaba esclavizado por los Egipcios, Dios se da a conocer a Moisés y le dice: «Y he dicho: Os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del hitita, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que mana leche y miel.» (Ex 3:17). Es así como vemos el evangelio en acción: Dios los salva, los libera y abre el mar Rojo (redención a los Israelitas). El mensaje de Salvación fue dado a ellos y Dios cumplió su palabra.

Tampoco la palabra “Trinidad” se encuentra en el texto sagrado, ¿negaremos por eso esta doctrina? Lo mismo acontece con el término “Religión”, este aparece muchas veces en el Nuevo Testamento (Hech 25:18-19; Hech 26:5; Sant 1:27), sin embargo está ausente en el Antiguo.

Ahora bien, implícitamente el Antiguo Testamento nos enseña acerca de una verdadera religión. Dios explica a los Israelitas cual es la forma en que le deben rendir culto, adoración y servicio. También vemos que solamente un corazón que posee el “temor del Señor” (Prov 1:7) puede tener una relación con el Dios verdadero. La persona que desconoce a Dios no puede tener una verdadera religión.

Debemos comprender entonces que la ausencia de un término específico, no le resta importancia a una doctrina bíblica.

La​ verdadera Religión en el Antiguo Testamento

Hemos visto que la palabra religión está ausente en el texto veterotestamentario, pero no así la idea y doctrina. Algunas de las características de la verdadera religión que apreciamos son:

  • Profeta: El que trae las buenas nuevas, el que habla el Evangelio. (Éxodo 3:13)
  • Rey: Guía al pueblo a la verdadera adoración imponiendo la Ley. (2 Samuel 8:14)
  • Sacerdote: Ejecuta los sacrificios para la expiación de los pecados del pueblo. (Números 8:6-10)

La​ verdadera Religión en el Nuevo Testamento

«Si alguno se cree religioso, pero no refrena su lengua, sino que engaña a su propio corazón, la religión del tal es vana» (Sant 1:26 LBLA).

Santiago escribe a hombres religiosos y les exhorta a refrenar su lengua, pues la verdadera religión no es meramente una práctica externa, sino que el que es piadoso debe poseer dominio propio, debe controlar su lengua. El autor no critica la palabra religión ni da una connotación negativa al ser “religioso”, sino que hace un llamado a no tener una mala conducta.

La epístola nos enseña también que la verdadera religión muestra el corazón regenerado haciendo buenas obras, Santiago nos dice que «La religión pura y sin mácula delante de nuestro Dios y Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo» (Sant 1:27 LBLA).

Un verdadero creyente vive el evangelio, poniendo en práctica las buenas obras, apartándose del mal y acercándose a Dios por medio de Cristo, sombra de lo que había de venir. No podemos separar el antiguo pacto y en el nuevo pacto.

En conclusión, cuando dicen: “El evangelio es relación y no Religión”, ignoran la verdad bíblica.  La verdadera religión (religare, religere),  es el acto de unir nuevamente. Para esto, Dios corta la alianza o pacto que el hombre había hecho con Satanás, así religión y evangelio estan unidos.

La palabra religión no tiene nada de malo y no está en contra de tener una “relación con Cristo”, pues una relación con Dios es verdadera religión y sólo en Cristo y por medio de él, podemos alcanzar esa verdadera relación.

Por Fernando E. Paillán

Un pensamiento en “El evangelio explica la verdadera religión

  • 6 de diciembre, 2017 at 2:46 pm
    Permalink

    Excelente texto ¡

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.